Una lámina flexible puede doblarse sobre si misma juntando sus extremos y producir una curvatura que proviene del material utilizado y de sus dimensiones. La forma resultante depende de la rigidez y de la longitud de la lámina. Por tanto, la forma en sí misma no está definida sino que es inherente al material y al procedimiento empleados.
Se busca mantener esta simplicidad para atender a la idea inicial. Por ello se reduce al máximo el soporte físico necesario de manera que la pantalla se convierta en lo esencial. La madera natural, como material experimentado, ha proporcionado unas características excelentes de uso, tanto por su flexibilidad como por su calidez natural.

Concepto y diseño: Victor Pesudo
Desarrollo técnico: Vicent Clausell

Año: 
2013